miércoles, 7 de junio de 2017

CON CIEN AÑOS




Tengo una vida que siempre ha sido emocionante hasta el agotamiento, aun hoy sigue siendo así, algo dentro de mi promueve los riesgos de manera constante, crea las fluctuaciones necesarias para evadir lo ordinario, lo mundano, me supera y no lo puedo evitar.

Este es una emoción física e intelectual, sobre todo, me permite un lado aventurero que siempre se sorprende. El pasado siempre queda absorbido, consumido.

Creo que moriré con cien años tal vez y seguiré vibrando cuando amanece, seguiré amando los vaivenes de la noche.

Y cuando comparto mi almohada nunca sueño, solo vivo, perdurando los peligros en los segundos, como si fuera en un reloj hecho de huesos.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails