martes, 7 de junio de 2016

EL ROSTRO OPACO



Su rostro no denotaba costumbres, carecía de un pasado su mirada, su piel era como el aire que levanta la nieve y sus labios parecían no poder abrirse. No se cómo logre iniciar una conversación que parecía no llevar a ningún sitio. No debí aprender, pero lo hice.

 Después de casi mil palabras pude comprender que la vida no le había sido fácil, ya podíamos dialogar como amigos. Días después nos tentamos con las ilusiones fugitivas de los amantes, pero nada ocurrió.

Su rostro ya me era querido pero seguía siendo opaco, llevaría una eternidad vislumbrar más allá. La ame por costumbre durante un tiempo, después creí que dejaría de hacerlo pero no fue así. 

Pude llegar a entender lo que habia detras de cada gesto, de cada palabara, incluso de cada sonrisa.

Pude volverme tan opaco como ella, al menos frente a los otros.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails