lunes, 2 de mayo de 2016

VERTE



El cielo se ha convertido en plata, tan lleno esta de estrellas, de luces de fiesta y algarabía. De antojos de mi dama, tan cercana, de la fruta roja de sus mejillas y de la canela de su cintura. La noche rompe los silencios como si la música hubiera estado siempre dándonos cada paso, cada mano, cada alma. 

Tu presencia fue como la de un inmenso jardín recién regado, de hierba recién cortada y estallidos de colores de tus ojos a tu aliento. Te embriague con mis ideas y dormí con las tuyas, la diferencia estaba en la línea del horizonte, hacia el día siguiente, en la tempestad de nuestros pechos y la primera luz del alba.

Fue la sorpresa de tu compañía  la que va cambiando todo, la indulgencia de tu adiós para volver a verte cada segundo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails