jueves, 14 de abril de 2016

LAS DECISIONES



El sabor de la perdida solo tiene matices de olvido con el pesado plomo del tiempo. Atónitos de los resultados nos tememos la reincidencia en los errores que nos hacen sentirnos perdidos.

No me llega nunca el agua de las lágrimas a los tobillos, antes de que eso ocurra mi parte intelectual ha generado la estrategia apropiada para liderar un nuevo proyecto que impulse mi vida. La rendición es siempre inapropiada, prefiero la huida y esperar un nuevo día, prefiero asomarme una y otra vez a lugares nuevos en este inmenso mundo.

No moriré nunca, al menos eso creo, pero puedo renacer o purificarme tantas veces como quiera.
No creo en las predicciones, no en el destino escrito. Creo que el destino nos lo forjamos desde muy atrás, con decisiones tempranas que posteriormente a lo largo de la vida van detonando. Las decisiones son umbrales de paso esculpidos desde nuestra infancia.

En cualquier caso, el ser humano es así, lleno de inexactas formas de entender la vida, inapropiadas pero necesarias.

En ocasiones pretendo rendirme, pues me veo incapaz de calcular mis decisiones afectando un futuro incierto, demasiadas variables. Solo puedo dar un consejo al respecto de quien no pocas veces se hirió y mutilo pensando estar por encima de todo. Edúcate lo suficiente para que tu conciencia este sobradamente formada en los hábitos de las buenas personas.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails