domingo, 31 de enero de 2016

UN ADIOS IRRACIONAL



La comodidad de lo ajeno siempre llena de brotes mi imaginación, sobre todo cuando me estimo moribundo entre agujeros ideológicos que me vuelven irracional.

Me excita explorar tus ideas, sobre todo con esos puntos de teoría profanada, me gustaba practicar gestos de interés mientras me vuelvo un lobo. Me convierto en un ser famélico y postergado sin ellas.

Por mucho que el pensamiento abandone en ocasiones la realidad de lo diario, siento al final de cada brazo como voy cayendo por un pozo sin fondo.

De un pensador a otro te diré, que apenas quiero pensar. Son los pensamientos son los que acuden a mí, arrollándolo todo, devastando la más simple de mis realidades, no dejándome ser tan mundano.

Aún es digno retorcerse por principios, por la ética confusa que margina a la mayoría. Aún me vuelvo agua cuando llueve desapareciendo entre canales y desagües, sin encontrar una semilla llena de razones para una vida camuflada.


Quiero que el adiós sea intemporal, que no sea más que el final de una cadena de recuerdos que estremezcan mi cuerpo y me provoquen sonreír. Quiero que sea esa última nota musical de la más hermosa de las canciones sabiendo que nunca se volverá a repetir.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails