lunes, 4 de mayo de 2015

SOLO ES UN CUENTO

Había un roto en el cielo pero decidió no ir. Días después se había quedado solo en este mundo y ya no había por donde marchar. En su soledad fabricó una amante de plata, pero como ese metal solo se ve en la oscuridad con la luz de la luna, y no había luna, entonces desapareció y permaneció solo.


Cien años después de nuevo apareció un roto en el cielo por unos instantes y esta vez sí se marchó, fue entonces cuando llego la luna y su amante de plata se encontró sola. Como era de plata no podía tener alas, pero poseía unos pies fuertes así que empezó a caminar y caminar hasta llegar al confín del mundo.

Allí vivía la señora viento y el señor piedra, juntos desde siglos atrás. Cada cien años se enfadaban y él rompía el cielo. Le pidió por su amor que volviera a romper el cielo, para llegar a su amante, y que fuera antes de cien años. El señor piedra y la señora viento la comprendieron y nuevamente rompieron el cielo, pero como no podía volar, ni soñar, no llegaba al agujero.


De ese modo no se pudo marchar, y su amante nunca regreso, pero días tras días ella se queda triste mirando un roto en el cielo, justo a la derecha de donde está la luna.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails