sábado, 16 de noviembre de 2013

CON LA PUNTA DE LOS PIES



Podría quererte a mi lado siempre si fueras discreta en las tardes en las que juego a las cartas con el diablo,  si tu compañía fuera de siempre y de siempre la mía a tu lado y nadie más.

Empezar a conocerte como el que entra al mar desnudo y primero lo va haciendo con la punta de los pies, con lluvias de palabras, con regalos en los oídos y en el alma, con premisas sinceradas de lo que hemos sido y somos.

No querría nunca salirme de tu camino, si fuera el de ambos.

Podría simplemente compartir contigo un segundo más y después quererte para toda la vida.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails