lunes, 25 de noviembre de 2013

CAUTIVO DEL PRESENTE




Cautivo he estado, de una vida pasajera que nunca me hizo feliz. Que me cobijaba en pensamientos eviternos sin llevarme a nada. Una prisión creada por mis manos buscando un  equilibrio imposible.

Despierto, privado de la dilección de besos prestados, de labios de plástico que me alejan, de verdades muertas y enterradas.

Cuando uno se siente prisionero y sin esperanza realmente es cuando empieza a escapar, denotando cadenas invisibles, asfixias y agarrotes que atormentan el alma, que atormentan el futuro. 

Volví en algún momento a encontrar mi camino dejando atrás las congeladas palabras del amor imposible, y la escarcha de la comisura de mis labios se derrite por segundos.

Adiós al ayer infértil que fue irremediable aún con destellos maravillosos, ahora abro una puerta gigante que se cerrará a mi paso y me dará de nuevo  la visionaria naturaleza de ser mejor y más sabio.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails