domingo, 9 de diciembre de 2012

APRENDIZ


Las enseñanzas de largas tardes donde la noche te llega entre cansados pensamientos  y pies doloridos, en los que necesitas levitar desde  la espalda al aire templado en la garganta del conocimiento plácido, esas tardes donde aprendo y no olvido, son gran parte de mi vida y con ellas me vuelvo inexorable  hacia el infinito de mi vida.




Aprendiz de siempre, con materias de siempre, pero que no aprende nunca.

Hoy aprendí lo que aprendí hace diez años, y no sé si tendré otros diez años más para olvidarlo.

Sigue el aire en mi ventana acariciando el cristal oscuro por el anochecer tardío, sigue mi memoria perdida en los días, y el cuerpo adormilado pide que el amanecer llegue retrasado.

Siento en mis sienes cosquillas como arenas, siento en mi cabello un peso mayor, y mis párpados resumen sus encuentros. La página de un libro lleva tiempo quieta, hay un número perdido que no encuentra su fórmula, y me olvido de quien soy entre las sábanas de mi alcoba.

1 comentarios:

Ester dijo...

La casualidad me ha traido hasta aqui, volveré me he sentido tranquila leyendo tu entrada.
Yo no creo en la casualidad.
Saltos y brincos.

¡Oh! que pena tienes captcha, bueno pasaré a leerte pero no podré dejarte comentarios.

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails