martes, 14 de agosto de 2012

LAS SEMILLAS DEL PRESENTE


En  interludios de tus caricias pienso en ellas hacia un futuro que no se aleja demasiado, si serán las mismas o serán otras, si volverán a recorrerme curiosas o me habrán olvidado.



Dónde tuve las alas ahora tengo conciencia, no me deja apenas ilusionarme hacia las aventuras que me acostumbraron, hacia el sueño por el sueño, ahora pienso algo más cercano e inmenso a la vez, y mi sueño es de dos.

Sé que la vida me contempla y yo no paro a mirar nada, ni me detengo por amor, aunque el amor me guía, y sé que aunque mi descendencia sea multitud siempre seré un peregrino de caminos imposibles.

He creído renacer, y solo fue recomponerme, alumbrar mis esquinas oscuras, llenar de vida los callejones abandonados que se acercan al alma, cerrar tan solo los ojos unos segundos, con fuerza, y después abrirlos con unas ganas de vivir infinitas.

El presente es perfecto cuando me deja dormirme y los errores no interfieren en mi descanso, cuando soy un vagón más de un tren que está parado en la estación y aún no sabe dónde va.

Te recuerdo cuando bebo agua, cuando respiro profundamente, cuando ando descalzo, te recuerdo cuando me siento vivo, y aún quedan más de cien años de tu presente en el mío que reparta semillas para recordarte.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails