miércoles, 1 de agosto de 2012

EL SUEÑO COMPARTIDO


Ayer un golpe de viento me dio una visión en mi lecho al despertar, la de tu cuerpo dormido y postrado hacia el amanecer, la del aroma desnudo de tu piel de bronce, la una sábana en torno a tu cintura, esculpida y etérea como una estatua helénica.




Con tus manos descansadas y llenas de sueños, con tu cabello negro dando pinceladas en el raso del cálido letargo, así te veía mientras quería de nuevo verme dormir para hallarte más cerca, para ser parte de ti en cada segundo.

Hay un lugar de mi cuerpo donde a veces me escondo, entra la pierna y el pecho rodeado de latidos, es un lugar al que no se ir si no me llevan los sentimientos, y en él simplemente puedo descansar. Ya no voy sin ti, ya no voy.

Hay un momento del día que no se cómo decir que te quiero y me vuelvo mudo.

Y hay veces que no se despertar si no he dormido a tu lado.

1 comentarios:

Soraya dijo...

Me encanta pasarme por tu blog, porque entre las bellas palabras y las bellas melodías, me llevo un buen sabor de boca. Felicidades, tienes una mano maestra!!. Un abrazo Jose.

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails