martes, 26 de junio de 2012

EL AMOR Y LA SOLEDAD

Con la soledad en el vientre uno ama pasajero, como si fuera el amor del que pasea por un jardín  y contempla las riquezas de los colores, las formas anónimas de las flores. Pero el que ama sin necesidad de guardar su soledad es más bien el jardinero de aquel lugar, el que conoce a cada una de las flores y las cuida, el que mira más allá del sol del día.

Como exponer el amor que uno siente tan dentro en cada momento, cómo mostrarse sin herirse al sentimiento inmenso que a uno le sobresale. Como ser tanto para tan pocas manos.

La destreza de un bailarín joven cuya ambición no es otra que la de tener los pies más veloces, y no hay más. Como ser en el amor igual de diestro si hay tanto que a uno le golpea y le acaricia, como fijarse en solo una cosa cuando son tantas las que despiertan dentro de uno.

Hoy me visto de sentimientos para mostrarte mi desnudez, para narrarte mi historia como es, para pensar en el futuro como si fueran notas musicales, que van creando la canción de nuestra vida.

3 comentarios:

Megan * dijo...

Que bello... Gracias por compartir tu luz. Abrazos *

Ana Muela Sopeña dijo...

Preciosas letras, José Francisco. He llegado hasta aquí a través de Un embrujo de Fuego.

Seguiré leyéndote.

Un abrazo
Ana

Jose Francisco Delgado Abad dijo...

Gracias por los comentarios y bienvenidos a este humilde blog

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails