miércoles, 9 de mayo de 2012

NOCHES DE DESVELOS


Noches inmensas de hielo y luna, donde el aire te atraviesa con manos de uñas afiladas, silencios y vientos mientras mis mejillas parecen helarse y humedecerse en un descanso agotador. Así me siento cuando no hayo el sueño y este se distrae con la vida y sus vaivenes, cuando los ojos se abren inmunes a los velos oníricos, y perforan con la mirada los muros de mis confines para llevarme lejos a pensamientos que me apasionan.

Como una piedra mas allá de mi lecho caigo, como si hubiera tormenta en mis entrañas.

Como una gota de agua que no viene de ningún lado y discretamente busca un lugar donde caer.

Perdido en las esquinas del techo del encierro, sin caminos tendidos para ir a ningún sitio.

Con una gravedad circular en mi pecho que me fija al suelo y  a ser una constelación orgánica en mi propio hogar para una noche eterna.

1 comentarios:

Juan Risueño dijo...

Hay noche imposibles en las que reinan muy despiertos los recuerdos. Noches de plomizos amaneceres.

Un abrazo

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails