lunes, 20 de febrero de 2012

TE SEGUÍ TRAS LA VENTANA QUE PINTÉ

Pinté una ventana en el muro de tu casa y al abrirla te encontré, alguien me gritó  “síguela”, y sin pensarlo lo hice, te seguí a pesar de que ibas rápido, de que tus pasos eran como dos ciervos heridos, yo iba detrás.

Cruzaste un  bosque lleno de lamentos, y te seguí, por un mar lleno de suspiros, y ahí estabas, continuabas hacia los lugares que siempre habías soñado.


Te seguí por medio mundo y me olvidé de dónde estaba mi hogar, me olvidé de cómo te llamabas, solo te seguía.

Mi pelo se volvió blanco y mis manos encogieron agrietadas, pero siempre estaba cerca de ti.

Después de muchos años dejé de seguirte, ayer dejé de encontrar mi mirada en tus hombros. Al hacerlo solo te giraste y me preguntaste porque me iba.

Lo único que te conteste es que no sabía porque estaba allí, y mientras me marchaba solamente pensaba que realmente nunca estuve allí, a tu lado.

Dedicado a la familia que nunca tuve.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

muchas veces soñamos y creemos que nuestros sueños son los delos de mas y cuando vemos que pasan los años y la vida te pasa como si fuera una linea recta en la cual no entras por esperar ser el sueño de otro nos damos cuenta que la vida nos paso y tan solo dejamos que aquel futuro lleno de luz nos llene de oscuridad y de dolor y es mas doloroso saber que hubo gente que dejo de vivir por nosotros y ni siquiera nos dimos cuenta que teníamos la oportunidad de ser felices que ahora nos toca andar como sombras detrás de algún futuro lleno de esperanza para poder darle luz a nuestra vida

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails