sábado, 11 de febrero de 2012

LA MUJER QUE SE DUCHABA CON SU OSITO DE PELUCHE

Los días pasan en la consulta del psicólogo.

Abril, día 3 de 1927
Buenos días doctor, vengo a hablarle de mi hija, al parecer está obsesionada con su osito de peluche, no se separa de él en ningún momento. Lo cierto es que fue un regalo que le hicimos cuando tenía apenas tres añitos, y con el tiempo, nos hemos dado cuenta que siempre la veíamos con él,

en todo momento en su casa ese osito estaba cerca de ella, si almorzábamos se encontraba en una silla cercana, si estábamos en la sala se encontraba en un sillón junto a nosotros, cuando ella iba a dormir obviamente lo llevaba a su lecho, ha sido extraño, no nos llamó la atención hasta hace poco cuando nos dimos cuenta que incluso lo lleva consigo cuando está en la ducha. Mi hija tiene ya veintiún años.


Junio, día 14 de 1927

Buenos días, doctor  realmente estoy preocupada por lo que sucede, hice lo que me sugirió, afronté el problema directamente y se lo dije, pero ella reaccionó de una manera que no esperábamos, ahora lo protege, no deja que nos acerquemos a los lugares donde se encuentra ese dichoso oso de peluche, incluso ayer no me dejó entrar en casa, tenía los ojos llenos de desprecio y nos decía una y otra vez que no la entendíamos.


Julio, día 12 de 1927

Doctor…discúlpeme pero no puedo más, paso los días llorando, es insoportable, hemos de pensar en algo drástico.


Julio, día 20 de 1927

¡Ha desaparecido mi niña, ha desparecido!, lo hicimos…nos llevamos aquel osito de peluche de su lado y lo escondimos, pero ahora no sabemos dónde está ella. Hemos avisado a la policía y la está buscando, tiene que decirme como encontrarla, ¿y que le diré cuando la vea?.


Julio, día 25 de 1927

No, no está…la verdad que no sé qué ha pasado, escondí aquel peluche diabólico en el armario de mi dormitorio pero ya no está ahí… y a mi casa no entró nadie, he estado sola estos días esperando que mi niña vuelva solamente escuchando el reloj marcar los segundos punteados en un silencio sepulcral.


Agosto, día 7 de 1927
En ocasiones escucho ruidos cerca de mi dormitorio, van y vienen, son como pequeñas pisadas que apenas hacen crujir la madera, lo cierto es que escuchar estos sonidos me da esperanza, si, si , al principio me aterraban pero ahora son como una luz que me dice que pronto estará de nuevo conmigo, mi niña, mi dulce niña.

Agosto, día 12 de 1927
Cada día me cuesta más venir doctor, es difícil salir de mi casa, ya sé que no tengo nada que hacer y paso el día sola, que las cortinas de las habitaciones están echadas, no quiero más luz, la luz me hace pensar, la oscuridad es tan plácida…pero sé que si solamente espero un poco más todo cambiará, de nuevo no estaré sola.

Agosto, día 20 de 1927
A ciertas horas del día escucho que alguien está utilizando mi ducha…suena durante un rato el caer del agua, después un sonido breve al  cerrar la llave, no sé qué está ocurriendo, cada día que pasa mis pensamientos parecen nublarse. Pero el caso es que tengo dentro de mí una sensación que crece y me llena de paz.

Octubre, día 1 de 1927
¿Ha pasado tiempo verdad? Pero aún me siento bien viniendo a verle doctor, pronto tendré que dejar de hacerlo…ha vuelto, todo es maravilloso, mucho mejor que antes, aunque tampoco recuerdo mucho de mi vida hace meses.

Octubre, día 15 de 1927
…casi no puedo ni hablar, el agua me hace sentirme limpia...es tan hermoso…


Noticia de prensa 23 de septiembre de 1927

"Hoy al medio día en el barrio de salamanca ha sido encontrada una mujer fallecida, llevaba años viviendo sola, apenas acudía a las citas obligatorias que tenía con el servicio médico de la ciudad. Los vecinos decían que había días que era muy sociable y alegre, otros en cambio huraña, especialmente los últimos meses. La mujer fue encontrada después de sufrir hipotermia en la ducha de su casa habiendo permanecido bajo ella durante horas, nuevamente los vecinos  comentan que no hacían más que escuchar a todas horas el agua de la ducha, incluso por las noches.
La mujer en cuestión no tenía familia, perdió a su hija hace mas de veintiún años en condiciones similares a las suyas debido a que la dejó abandonada en la ducha mientras se ausentaba. Falleció junto a un pequeño osito de peluche, el mismo que abrazaba cuando fue encontrada en el día de hoy.

Es extraño no solo que nadie haya reclamado los restos , si no el hecho que anónimamente si se haya solicitado la propiedad del oso de peluche. "

7 comentarios:

Respirando entre palabras. dijo...

Escalofriante.
Lo peor es que hay muchas niñas como ella; y muchas "mujeres" que tarde se dan cuenta lo importante que perdieron cuando es demasiado tarde para recuperarlo.
Saludos

Jess dijo...

Interesante, y el final, escalofriante, como dijeron en el comentario anterior.
No me esperaba encontrar un texto así en este blog, por ahí hay más del estilo que yo no vi. Creo que es bueno de vez en cuando "jugar" con otros estilos.
Por un momento pensé que más que una terapia parecía un fragmento de un diario, pero creo que eso hace ver a la protagonista más encerrada en su mundo aún, más enfermiza. Espero que se me comprenda...

¡Nos leemos!

Jose Francisco Delgado Abad dijo...

Asi es, de vez en cuando me gusta cambiar estilos y formas, o simplemente experimentar

Anónimo dijo...

Me perturbó, quedarè unos dias pensando en ello.

Cita dijo...

Pero esta historia es verídica? Porque no es sangrienta ni muchísimo menos, pero a mí se me han puesto los pelos de punta...
Lo que es la mente humana, madre mía...
Besos
Cita

Soraya dijo...

Inesperado, interesante y enigmático. Muy bueno me ha encantado. Anímate más con estos estilos!!. Un abrazo.

Jose Francisco Delgado Abad dijo...

La historia es absolutamente ficticia. Gracias me animaré de vez en cuando con este estilo.

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails