sábado, 24 de diciembre de 2011

PRECIOSA


Sabes, a veces me duele no tenerte, a pesar que somos compañía y que tus besos se entregan a mis labios con la naturaleza justa para empezar a amar.

A veces te echo de menos justo antes de verte y los segundos van abotonando mi mejor traje para recibirte. Otras veces te echo de menos al momento de irte pero por miedo a ser parte de tu sombra no te sigo, no quiero formar parte del letargo de una monotonía que conforme un

paisaje mas en tu caminar.

Me respiras con la paciencia de un diálogo interrumpido, me conoces con formas y variables para entender que no quiero llegar a estar lejos de tu próximo despertar.

Y a pesar de todo me contengo para quererte, y te tengo tan despacio que a veces pienso que no habrá tiempo para entregar tantas cosas, trato de ser tan solo el final de la semana que va equilibrando tu vida.

Lo mejor de estar a tu lado es saber que no hay otro lugar mejor y mientras dejo que mis pasos nos guíen se mueven como dos relojes de arena mis pies, cada instante me va mostrando una parte de ti y cada palabra se adhiere al alma para regalarte después versos de vino en manteles de algodón.

En tu mejilla empapada dejo mi rostro amado, y me encanta que tu piel sea la mía, que tu pulso oculte el mío, que tus sueños formen parte de mi camino.

Solo quiero arroparme con los días que no estás y disipar todos los desvelos posibles, quiero esperarte, quiero que en el abrazo que te dé veas la eternidad de un amor que cada día puede morir, para al día siguiente nacer más fuerte.

4 comentarios:

madison dijo...

José, como siempre maravilloso lo que ecribes y maravilloso lo que transmites.
Mis mejores deseos para ti y los tuyos.
Feliz navidad
Un abrazo

María dijo...

Sin palabras...

Marga dijo...

IMPRESIONANTE Y HERMOSO....fascinada con tus palabras,como siempre.Saludos.

Anónimo dijo...

Hermoso simplemente Hermoso!!!

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails