jueves, 22 de diciembre de 2011

LA CARTA DE AMOR

El camarero trajo una carta en una bandeja y la dejó en una esquina de la mesa, era extraño, mas aún en esta época donde los mensajes digitales son lo habitual, aún así y a pesar de la curiosidad que aquello suscitaba termine pacientemente mi postre, para mí era importante culminar el almuerzo con algo dulce.


Abrí aquel sobre pequeño y celosamente enlazado, dentro de él parecía haber una carta en cuyo encabezado no aparecía mi nombre, era el de otra persona, obviamente deduje que había sido una confusión pero mi ágil lectura ya había comenzado
a recorrer las líneas escritas con letra elegante de aquella carta:

“Recuerdo el tiempo que vivimos casi con la continuidad del presente, como si nunca te hubieras marchado y no hay  un día que no me sienta agradecida por el tiempo compartido.

No fuiste nada especial, nada fuera de lo normal, pero estuviste en cada instante que te necesité. Me amaste como si nunca lo hubieras hecho antes y aunque más tarde te marcharas dejaste una sensación de eternidad en cada beso.


En ocasiones camino sola y siento el tacto de tu mano acompañando la mía, o me vienen las palabras con las que me arrullabas describiéndome el paisaje mas allá de lo que los ojos ven, tantas sensaciones y aromas que nunca se marcharon, que permanecen en mí.


Quiero decirte que el simple hecho de saber que sigues en este mundo me hace sentir seguridad, pienso que existen tantas esperanzas que difícil sería que alguna de ellas no llegara a buen término.


A veces doblo una esquina, o paso de una habitación a otra, y creo que te encontraré de nuevo, esa es mi mayor ilusión, pues con tanto que me diste sembraste en mí un amor que nunca dejará de florecer.


No sé porque te marchaste de mi lado pero no es lo que más me importa, pues el tesoro que me dejaste va más allá de simplemente disfrutar de tu compañía.


Me gustaría saber que estas bien, que todas tus decisiones fueron las mejores, que el amor llena tu vida y ofrece comienzos en cada caricia para desbordarse en la pasión, que eres el cielo de alguien que solo quiere volar.


Te tengo cada día, a pesar de la distancia y el tiempo, a pesar de que no estés, tengo tanto de ti que se que nunca me dejarás.


Un beso.


P.D.: Al comenzar esta carta quise poner el nombre de otro, discúlpame, solo quise asegurarme que llegabas a leer este mensaje."

La puerta del restaurante se cerró con un sonido seco, este quedó vacío, aunque daba la sensación según me marchaba de escuchar voces y risas llenas de calor, de recordar por instantes una vida feliz. Aún así no miré atrás, nunca lo hago aunque necesite de ello, aunque la vida vaya apagando cada uno de mis días, aunque el recuerdo me evoque un presente.

Comenzó a llover de nuevo y se borran las huellas del camino, la piel tensa de mi frente se relaja y dentro de mí el corazón vuelve a dormir. Llueve, llueve, voy tarareando y pareciera que mi mano no fuera sola.

3 comentarios:

Diana Ƹ̴Ӂ̴Ʒ dijo...

Hola Jose Fco., en verdad es una hermosa carta, que trasluce un amor sigue latente.

Felices Fiestas, y que tus sueños se hagan realidad.

Abrazos alados.

¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨*
¨¨¨¨¨¨¨¨¨*o*
¨¨¨¨¨¨¨¨*♥*o*
¨¨¨¨¨¨¨***o***
¨¨¨¨¨¨**o**♥*o*
¨¨¨¨¨**♥**o**o**
¨¨¨¨**o**♥***♥*o*
¨¨¨*****♥*o**o****
¨¨**♥**o*****o**♥**
¨******o*****♥**o***
****o***♥**o***o***♥ *
¨¨¨¨¨____!_!____
¨¨¨¨¨\_________/¨¨

Anónimo dijo...

muchas veces dejamos pasar la vida y nos aterra mirar adelante y nosda panico mirar el pasado tan solo queremos vivir el presente para no pensar en el mañan ni el aquel pasado que ya no es muchas veces decidimos por los demas sin saber si es el mismo camino que nosostros escojimos para a queya decision somos tan egoistas que dejamos de soñar supuesta mente para que otros lo hagan cada istante cada noche nos pasan como aquellas que vivimos y nunca quisieramos recordar aun los recuerdos de cada noche esa mirada al cielo ese por que y ese asta cuando cambiaran las cosas siguen latentes aun sigo esperando respuestas que no cierra ese pasado aun miro al cielo y aun paso por cada sitio y mis hojos se llenan de lagrimas aun que ya no estes tan serca tu presente esta en mi memoria nunca ay adios ni asta pronto solo ay un recuerdo que aun sigue vivo que este año se de mucha felicidad para a quellos
que dejaron de vivir para soñar

Juan Risueño dijo...

Todas las decisiones importantes de la vida dejan atrás hojas no escritas.

Un abrazo Jose Fco. Feliz Navidad

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails