miércoles, 15 de junio de 2011

El Filósofo y los Tontos

Era un filósofo de muchos, y un astrónomo como pocos de esos a los que le gusta explicar que la palabra filosofía significa amante de la sabiduría o que la estrella polar se llama así por ser la más cercana al polo sur, de esos que trata de entender todo y trasladarlo a palabras sencillas para poder explicarlo a un público sencillo.


Y decidió un día en un pequeño pueblo explicar en la noche temprana el cielo estrellado y fue en la plaza mayor donde todos pudieran abiertamente contemplar el cielo, acudieron aproximadamente una veintena de aldeanos. Una a una fue señalando con el dedo cada una de las constelaciones habidas, explicaba su formación, su distancia de la tierra e incluso a veces relataba una leyenda clásica al respecto.

Mientras estuvo explicando todo aquello hubo solamente un niño que de vez en cuando preguntaba algo de las estrellas que señalaba y en alguna de esas preguntas los demás del pueblo se reían como si fuera tonto, como si en muchos casos fuera evidente la respuesta. Pero en un momento que bajo la vista a la audiencia se dio cuenta que estos no miraban el cielo y aquello que les señalaba, solo aquel niño interrogador era el único que elevaba la mirada y miraba mas allá de la plaza mayor en la que se encontraban.

Así que finalmente dirigió su mirada al niño ilusionado y con vehemencia le dijo: “Eres un pequeño sabio perdido en un bosque, no dejes que las ramas de los árboles y los ruidos del mismo te impidan disfrutar de todo aquello que desees contemplar, escuchar y disfrutar”.

Fue entonces cuando una persona de la audiencia habló diciendo: “ese niño no es sabio, siempre está distraído y perdiendo el tiempo”.

A lo que el filósofo contestó: “Lo único que sé es que es el único que no ha pasado treinta minutos mirándome el dedo, sino aquello que yo le señalaba, eso le hace o bien ser el más listo de todos, o el único que no es un tonto de los aquí presentes.”

3 comentarios:

Isabel Martínez Barquero dijo...

Muy bueno, y didáctico.
Lo cierto es que casi todos se quedan en la superficie y pocos se atreven a indagar el fondo de las cosas.

Un placer conocerte y leerte, José Francisco.
Abrazos.

Juan Risueño dijo...

De listos del montón está el mundo lleno, de listos de lo suyo. Tontolistos que llamamos por aquí.
De Listoslistos nadie sabe, o no se atreven a preguntar.

Saludos

danilita21 dijo...

hay que ver mas halla de lo que vemos, fijarnos en esos detaller curiosos, maravillosos, discutir y relacionar eso con la vida y con lo que hay en sus alrededores...

sabes, me has dado un punto sobre el que filosofar...

saludos

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails