jueves, 31 de marzo de 2011

Latidos

Latidos como pasos de alguien que anda despacio y se  desploman como segundos  hacia un minuto de tu cuerpo.  Latidos que marcan el ritmo de los míos para llevar tu verdad en el recipiente de mi  pecho de cristal.

Reposo en el confin del origen de tus latidos desvanecido en tu pecho de algodón y canela, como un barco en un mar infinito voy flotando mientras siento el sabor de la sal de tu piel, mientras voy meciéndome  en el vaivén de tu respirar abotonado por la seda que cubre tu pecho caliente.

Voy durmiendome en ti, como el que se abandona en un paraíso encontrado tras recorrer mil caminos que no llevaban a ningun lugar.

La noche no llegó, ya estaba pero no quería aún mostrarnos como se danza en sus entrañas con una luna en cada pie y derramándose el azul oscuro desde tu cabello, con una estrella en cada punta de tus dedos.

Latidos como tormentas de verano que refrescan un amor envuelto en perezas y costumbres, latidos que hablan y solo yo los entiendo.

Latidos como miradas atrapadas que se escapan a la vida para ver mas allá de lo prometido.

Todo aquello que me turba y que me acuna, todo lo que guardas en tu pecho hoy es el pesebre de mi sueño  y me duermo descendiendo hasta el último lugar donde tu no puedes dejar de estar.

Latidos como promesas, cada uno, como heraldos de una vida solo imaginada para amar.

2 comentarios:

madison dijo...

Qué bueno el sonido de ese tipo de latidos...

danilita21 dijo...

Y los latidos cesan y culminan en un infinito de locura...

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails