sábado, 26 de febrero de 2011

Comprar la Felicidad

Unos dicen que hay un tipo de felicidad, es falso, otros dicen que hay tres tipos de ella, tampoco es cierto. La felicidad es un puzle compuesto por muchas de ellas a la vez, los más acertados se aproximan a encontrar hasta dieciséis tipos de felicidad en el ser humano.


Existe la felicidad social, la familiar, la física, la intelectual, la devota, la histérica, etc, todas ellas terminan dándonos un cómputo global de felicidad que nos da como resultado precisamente el ser o no felices, pues eso también depende de cada uno, porque cada cual necesita una cantidad determinada de esas felicidades para serlo globalmente. Habrá personas que con tres de ellas serán bastante felices y otras en cambio que precisaran de al menos diez de ellas para serlo discretamente.

Entonces como se respondería a la pregunta de si se puede o no comprar la felicidad de una manera lo más certera posible. Parece sencillo.

De ese maravillosos collage de felicidades hay algunas a las que sí se puede acceder a través del dinero. Por ello si tu eres una persona que alcanza el denominador común de la felicidad obteniendo solamente por ejemplo cuatro de ellas, y tres de las mismas son aquellas que tienen un precio material y te lo puedes permitir, entonces premio, porque conseguirás comprar la felicidad. Solo en ese caso.

Por todo esto hay quien puede comprarla, pero obviamente tener dinero nunca te la garantizará, lo mismo que no tenerlo te hará ser infeliz. Todo depende de lo que uno lleve en su interior prácticamente desde que nace, de nuestras propias exigencias para ser felices, de nuestra personalidad definida por el temperamento con el que nacemos y heredamos, y por el carácter que va evolucionando según vivimos.

A veces se oye decir que la gente más humilde y sencilla es más feliz, ocurre que ellos suelen exigir menos de estas felicidades para serlo.

Yo aún tratando de ser humilde soy demasiado complejo para llegar a ella de una manera plena, solo a veces en fluctuaciones de mi existencia alcanzo cotas donde lo soy, y aunque sea muy de vez en cuando me queda el recuerdo de haberla probado.

3 comentarios:

MARIA JOSE A M dijo...

La felicidad está dentro de nosotros mismos, de ese amor primero a uno mism@ y con el cristal que veamos la vida . Un placer leer tu nueva publicación.

Un abrazo

madison dijo...

A veces en mi interior siento algo hermoso y supongo que puedo llamarlo felicidad, pero es tan breve...
Un abrazo José

Belkis dijo...

Yo creo que podemos ser todo lo felices que decidamos ser. No depende de nadie más, está dentro de nssotros. No es lo que nos ocurre lo que determina nuestro estado de alegría, sino la manera en que tomamos aquello que nos ocurre. Como dices es algo muy complejo y personal, cada uno debe hacerla a su medida. Te dejo un abrazo inmenso. Muy bonita la música que nos regalas

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails