martes, 23 de noviembre de 2010

Un paso más

Concuerda la línea del horizonte con la lejanía de mis latidos en la costumbre que tengo de morirme para lograr algún descanso en esta vida que me atrapa.


Cuando creo no poder con el peso de tus lágrimas me siento helado en cualquier lugar y detengo mis pensamientos para solo contemplarte, en imágenes plácidas y felices, las que me hacen crecer más lejos de lo que soy para llegar a impulsarte hacia los días mejores.

El ayer lo llevo dentro, entrañado y nada oculto. El futuro es una luz al otro lado de un río.

Me cautivan las palabras que después me someten al romanticismo encontrado quizás cenando en algún lugar magnífico junto a la orilla de mi vida, apreciando cada instante con la elocuencia del paso del tiempo, acariciando tus manos como si después de ello fuera a de dejar de existir.

He dejado de doblar mi ropa y ya no siento el hambre.

Pero sin ti ya no tendría ni mis alas, lo único que me queda para alguna vez elevarme por encima de la mediocridad, para mirarte de lejos y tenerte cerca.

Ahora doblas tú mi ropa y te devoro tratando de no consumir tus ilusiones.

Déjame dejar de soñar para esculpirte con mil besos, para hallar la felicidad a borbotones y no añorar los días amargos con sus recorridos tristes y sus penas pesadas.

Déjame quererte aunque el camino fuera tan largo y no queden apenas fuerzas para dar un paso más.

Déjame solo vigilar tus momentos ilusos, amándote como si cada segundo fuera el último para abrazarte y no dejarte marchar.

5 comentarios:

Liliana G. dijo...

Bellísima prosa poética, José, la sublevación de los sentimientos hace del ensueño el norte de cualquier vida, donde el futuro no importa demasiado porque se está disfrutando del presente.

Un beso grande.

ana dijo...

no te mueras que la vida nos atrapa a todos, y a veces merece la pena ser atrapado, la pérdida de libertad en unos brazos, es la mejor condena, y todo llega.

besitos.

danilita21 dijo...

un closet vacio se tiende a los brazos de la nada, mientras la ropa en la cama me recuerda la ausencia y el telefono constante denota la necesidad de busqueda en mi alma.

madison dijo...

"Me cautivan las palabras que después me someten al romanticismo encontrado"
Qué maravilla de texto José, hoy he leido un libro y en él hay una frase que dice: "Las palabras tienen alma"

Marga dijo...

En la orilla de mi vida....que hermoso todo lo que expresas.Gracias.Es un placer leerte.

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails