viernes, 29 de octubre de 2010

Cuando no tenga que esperarte

El sol se funde con cada atardecer que me cautiva en este lado del mundo, y lo hace cada día puntualmente justo en el mismo momento que acudo a verte en aquella plaza circular en forma de reloj pero en la que el tiempo no pasa mientras me convences con tus ademanes de dama eterna.


Al norte de la plaza una alta torre se eleva casi perdiéndose como una aguja en el cielo, al este un jardín pequeño y hermoso, lleno de vida y del silencio que dan los sonidos de la naturaleza, al oeste una calle que según se aleja se ensancha hasta convertirse en playa, y al sur hay muchas cosas pero yo solo veo un balcón de piedra blanca en el que apareces y desapareces.

He escrito versos en el agua tibia de cada fuente que encontré en el camino que me lleva a ti, versos que desaparecen y solo quedan grabados dentro de mí para calmarme la sed de tanto tiempo desvanecido en presentes antiguos que no quieren olvido.

¿Que podré hacer el día que ya no haya esperas? Que abandone los lugares donde tantas veces te he pensado, te he soñado cubierto de las esperanzas en un mundo que las rompe impío.

Cuando no tenga que esperarte mas siempre habrá días que no te tenga pues no soy tu mundo sino parte de el.

Cuando no tenga que esperarte no sabré donde estar si no es a tu lado.

7 comentarios:

ana dijo...

podrás seguir estando en ti mismo, es una buen forma de conocerte y darte cuenta de que la vida sigue en otros ojos y en otros lugares.


un besito.

madison dijo...

Existen otros balcones, otras plazas, otros horizontes.
Todo tiene fecha de caducidad, incluso nosotros mismos y todos sustituimos y somos sustituidos.

Felipe dijo...

Hay cielos,montes,espumas,hierbas,cansancio,dolor y grandísimos ojos que esperan una simple mirada o una sonrisa.

Saludos

Liliana G. dijo...

Me quedé anonadada por tu escrito con el cual me identifico hasta la médula. Misma instancia, mismo desvelo, misma incertidumbre...

"Qué haré en las mañanas
cuando me falten tus letras
descolgadas del alba,
cuando el sol aún no asome
ni alumbre el mío
en la profundidad del alma;
qué haré sin ti al abrir los ojos
cuando no te encuentre
en mi madrugada,
seguramente me sentiré huérfana
de horizontes y de palabras,
el día se pondrá gris plomo
y tu ausencia me sabrá amarga..."


Es bueno compartir vivencias, saber de que otros también comparten un trozo de su alma con la ilusión de las horas.

Besos.

Jose Fco. Delgado Abad dijo...

Me pareció muy hermoso Liliana, de verdad, genial.

Liliana G. dijo...

Muchas gracias, José, a mí me pareció hermoso tu texto, de una dulzura infinita...

Te dejo el final del poema, que se llama "Ausencia":

Qué haré cuando no vea tu nombre
ni leas el mío escrito a la distancia,
sé que el océano se hará tinta
y sangre de mi añoranza,
allí donde hundiré la melancolía
que siento en este día
porque no sabré de ti cuando
se acaben nuestras mañanas.

Besos.

LUCIENE RROQUES dijo...

Parabéns por teus escritos. Muito bom!

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails