jueves, 2 de septiembre de 2010

Mi Monstruo

Los días que conviven con el tiempo que voy devorando son de vino añejo pues a veces siento la fatalidad de no ver nada nuevo, y es que desde que me convertí en un monstruo que precisa de una vida cambiante no puede haber un mismo sol para todos los días. Es mi defecto y mi ilusión, ser feriante de una noria que gira cambiando las figuras de los caballitos en cada vuelta que da.
Mis apetitos vitales en ocasiones dejan huellas digitales en el alma de otros, soy ese monstruo sin tormentos y sin compasión, o tal vez la compasión la deje para cuando quiera recordar en mi vejez el recorrido de la existencia. En cualquier caso sigo siendo un cúmulo de sentimientos amorfos sin tendencia a mejorar, salvo quizás el día que dejes de verme idílico, y comiences a comprender la verdadera naturaleza de mi monstruosidad.
Solo el amor es estático en mi vida. El amor del cobijo de otro amor, destinándolo a la misma persona pero en multitud de formas y arcoíris.
Una vez tuve un espejo en el que me miraba envejeciendo, roto quedó un día que decidí no mirarme mas pues ya no iba mi tiempo hacia la senectud, si no mas bien hacia un mundo paralelo de sensaciones abrigadas y alimentadas por el egoísmo del propio nombre de uno. Guardé en un bolsillo de mi propia piel un pedazo de ese cristal para algún día mirarme, cuando ya nadie me vea.
Cada día de mi vida es un acantilado por el que paso inerte y con el ansia de recuperar algo de lo pasado, y de descubrir mucho del futuro.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Cada uno lleva el suyo, el tuyo no eta tan mal haha

Anónimo dijo...

todos llevamos un ser el cual no queremos mostrar pero cuando sale es inesperado y lo peor del caso es que lastimamos a quienes no tienen nada que ver todos somos humaqnos con un ser por dentro que no conocemos

madison dijo...

Realmente te consideras un monstruo? No creo que lo seas, mírate de nuevo en ese trocito de cristal que guardaste, Hazlo ahora, no esperes a ser viejo para mirarte, es importante verse y reconocerse a uno mismo aunque veces no nos guste el reflejo de lo que vemos.

silvia dijo...

Yo debo de tener alguno tambien, forma parte de nosotros mismos, es cuestion de saberlo dominar y llevarlo bien.

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails