sábado, 17 de julio de 2010

Tus ojos oscuros


De todos los lugares que he estado, y han sido muchos, en ninguno he estado a la vez tan plácido y lleno de vida como en el paraíso de tus ojos.

Quisiera en tus ojos tintos, ser la diminuta señal de brillo que te delata cuando miras delicada, cuando miras a escondidas buscando mi presencia.

Quisiera nadar desnudo en ellos como el que lo hace en una noche de media luna, con la frescura de un mar sereno que me rodea y me deja sin horizontes a los que quiera nadar.

Quisiera encontrar las palabras mas silenciosas que haya para amarte sin hablarte, sin dejar de mirarte, para lanzarme como una estrella fugaz por el aire bruno de tu mirar.

Ojos negros, dos cristales en terciopelo negro, dos caballos de paso elegante que me dejan ser el jinete de los destinos que nos entrelazan, dos noches sin luna en las que nunca dormir.

Tengo las ganas de mirar al mundo agotadas, tengo mis ojos cansados de ver días llenos de derrotas humanas, tengo el alma desgastada de miradas ajenas. Pero en el espejo oscuro de tus ojos he abierto de nuevo mis esperanzas como si fueran heridas dulces que estaban esperando la llegada de alguien que las diera los cuidados apropiados.

Quisiera ser el final de tu mirada cuando rías, cuando llores, cuando seas la reina del mundo.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Felicita a la dueña de esos ojos, y dile que la envidio por ser dueña de tan delicadas y tiernas palabras.
¡Bravo! La sensibilidad en tus escritos demuestras, es más que grata.
nosequé

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails