viernes, 23 de julio de 2010

El Puente de oír pasar palabras (1)


Las tardes de la Primavera habían sido largas, habían recorrido toda aquella montaña día tras día hasta descubrir su sitio preferido de juego, era aquel viejo puente que salvaba un río que años atrás debió poseer un caudal magnífico. El puente era como una media luna clavada en uno de los extremos en la hierba verde que se extendía hacia una llanura recorrida por el aroma de las lilas, y por su otro lado llegaba como una mano tendida por encima de unas grandes rocas sobre las que se apoyaba. El puente parecía tener muchos años y su madera de roble oscuro aun lo hacía sólido por el centro. Cuando los tres niños lo descubrieron se divirtieron saltando sobre él y escuchando sus quejidos mientras crujía su vieja madera.

La magia de aquel día llegó cuando sentados en él podían oír como el aire jugueteaba entre las ramas de los árboles y producía diferentes sonidos, y fue entonces cuando empezaron a imaginar que esos sonidos eran palabras y que alguien les estaba diciendo algo, esa voz que habían creado entre todos era un amigo más y habían llegado a tener horas de charlas interminables los cuatro.

Pablo era un niño de diez años pálido y rubio, Andrea era de pelo largo y negro con ojos como dos túneles oscuros que te trasladaban a su interior, y Sara era flaca, delgada y débil como el tallo del trigo, pero sana y llena de vida como su semilla. Pablo no sabia nada, no opinaba nada, era en todos sus aspectos absolutamente neutral, Andrea era la palabra del pensamiento cumplido al instante, era lo que alimenta la llama de cualquier fuego, tenía doce años. Sara poseía un rostro triste a sus nueve años, como si mirase siempre hacia la lejanía.

Andrea - he oído una palabra nueva, algo acaba de decir
Pablo - Yo no escuché nada
Sara - Siempre escuchas el último, si dijo algo
Andrea - ¡silencio! Quizás lo repita
Pablo - ¿Qué fue lo que dijo esta vez?
Andrea - Le oí decir “dragón”
Pablo - Los dragones no existen… porque no dijo otra palabra
Andrea - Que mas da si existen o no, de todas formas tu no lo sabes
Sara - si existen, yo he visto uno
Pablo - si lo hubieras visto no estarías viva, los dragones comen personas
Sara - yo conozco a uno que es bueno, es mi amigo
Pablo - No existen los dragones, ni buenos ni malos

Andrea miraba fijamente a Sara, como si al acabara de conocer, Pablo jugaba con una cuerda es sus manos y miraba de vez en cuando al frente esperando una nueva palabra. Sara parecía algo alterada y quería explicarlo todo abriendo mucho los ojos.

Sara - ¡Si existen!
Andrea - si existe de verdad un dragón ¿porque no lo vemos nosotros?
Sara -No lo sé, yo le veo en las tardes por la ventana de mi habitación y se acerca a hablar conmigo.
Pablo - Un dragón bueno y que habla…
Andrea - si de verdad existe ese dragón porque no lo dices que venga, ¿porque no le vemos nosotros también?
Sara - le diré que venga mañana conmigo y así lo veréis y hablaréis con él también…

El día pasó como otro cualquiera, rebotando en las esfera del tiempo hacia la noche y de allí saliendo a la llegada de una mañana amplia y soleada.

Los tres niños se encontraron en el puente, Sara había llegado la primera y se quedó sentada y callada con los pies colgando desde el puente, al rato llegaron Andrea y Pablo y se sentaron de igual forma, junto a ella.



No había ningún dragón pero nadie dijo nada, todos callaron y permanecieron expectantes a que de nuevo el viento soplase entre las ramas de los árboles y se escuchara una nueva palabra. La mirada de Sara se perdía en el infinito quizás buscando la razón de no haber encontrado su dragón.

Todos en la vida hemos querido tener algo especial, algo que nadie tiene, algo que nos hace ser tremendamente diferentes y nos convierte en el centro de todo. Según uno avanza en la vida convierte las fantasías en realidades, convierte dragones en amigos. Todos tenemos un dragón que los demás conocen a veces mejor que nosotros mismos, lo que nos hace únicos, distintos y en muchas ocasiones nos da una buena razón para vivir.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails