jueves, 24 de junio de 2010

La primera impresión


Diez segundos, eso es lo que dura la primera impresión cuando uno encuentra a otra persona a la que espera, y probablemente sobre la que tiene expectativas. Diez segundos de intensidad que llenará de ecos nuestros sentidos en los días siguientes, como una gota en el agua que al caer hace círculos el impacto inicial llegará haciendo los suyos hasta donde nos llegue el otro.

Y por diez de esos segundos se sonrisa sin dejar de serlo por ninguno de ellos, se firme y convencido, se aroma, se pulcro en tu vestir y en tu hablar.

Uno recuerda muchas primeras impresiones, y reconoce alguna de ellas incluso como errada, ya que no siempre uno logró lucir de la manera adecuada en ese momento. He abierto cofres llenos de maravillas en encuentros que mas tarde serían fraude, pero ha costado tiempo y la muerte de muchas esperanzas para que eso ocurriera, la primera impresión de alguien es en ocasiones demasiado fuerte.

Se puede adorar a alguien durante varios meses solo porque la primera impresión fue grandiosa, y después la merma en el tiempo termina por mostrarnos tanto que no vimos, finalmente uno abandona pero se relame con aquel día que un ángel se le acercó y le llenó de la ilusión de mas de mil deseos satisfechos.

Yo he terminado por optar por la naturalidad, como aquello que es lo más honesto en la continuidad de las relaciones sociales, si ganas en ese primer momento con la naturalidad nunca defraudarás.

Diez segundos para gustar, el resto del tiempo para la empatía, diez segundos solamente para ser valorado como una persona con la que uno quiere estar.

Diez segundos para comprar tu compañía.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails