martes, 8 de junio de 2010

El teatro de tu cuerpo


He escrito en el aire deseos, he mandado mensajes de encuentros indefinidos para días venideros, de momentos cercanos al amor de las caricias de un nombre recién aprendido, he sido afluente del gran río del placer para que fluya el torrente de sus aguas por el recorrido sinuoso de tu cuerpo.

En la seda de tu piel he quedado envuelto y entregado, compartiendo el calor como si no fueran a haber más soles. Y una tormenta de verano en mi boca han sido tus besos, con tu sabor en cada gota de la lluvia, con tu presencia entera en cada roce de los labios.

Mía ayer te soñé, se levantó el telón del teatro de tu cuerpo dónde no pude ser espectador, me enredé en tus piernas sin querer estar en otro sitio, prisionero de tu silencio, del lenguaje de tus caricias.

He sido un director de orquesta en la que cada instrumento era una parte de ti, y mis manos se han deslizado en el aire hacia ellos en busca de la melodía de los susurros.

He sido el comediante de tus sonrisas brillantes, de las flores de tus labios, del azúcar de tus dientes, dramaturgo de abrazos breves y desnudos.

Ayer fue el día que te soñé, fui el espectador que ocupaba cada butaca para verte protagonista de las escenas más hermosas, me olvidé de todo para quedarme aprendiendo cada segundo de tus gestos, ayer me ahogue en el agua de ojos.

Un pájaro hoy me sigue haya donde voy, me acompaña y canta alegremente, está ahí desde que te conozco y te siento, y desde que está junto a mí mis días son mas vividos, con al esencia de saber que te puedo volver a encontrar sin dejarte de soñar.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails