viernes, 21 de mayo de 2010

La bolsa de los sueños


En mi equipaje siempre llevo una bolsa azul llena de sueños, antes era muy grande y pesaba lo que pesa una pluma, ahora es más bien pequeña y su peso es de más de un millón de plumas.

No es malo tener una infinidad de deseos sobre lo que uno quiere que ocurra, porque con el paso del tiempo algunos se cumplen dándonos cuenta que no eran tanto sueños, o al menos no eran tan grandes. Otros que no se cumplen pasan a formar parte del olvido ya que según somos más sabios los vemos inútiles.

Según se llega a la senectud y se forjan en la madurez las ideas, uno aprecia los sueños vencidos en el campo de batalla de la vida, otros se muestran inalcanzables a pesar de tenerlos frente de uno.

De los míos aún quedan algunos que puedo cumplir y pocos que mi consciencia me dice que nunca podré realizar, por ello me debo hacedor de lo posible y evito la futilidad de beber de pozos secos.

Ayer uno de mis sueños mas grandes era acompasar al latido de tu pecho el susurro de mis besos, dormir en el nido de tus ideas, ser tu parte mas reclamada, ser el nombre que se mezcla en tus letanías cuando el cansancio te vence al final del día y el primero que pronuncias cuando amaneces iluminada por un rayo de sol. Hoy ese sueño es mucho más, es la dicha de no dejar la cercanía de otros sueños, de los tuyos.

Así voy por mi camino vital, llevando ágil la bolsa de mis sueños de un lugar a otro, la misma bolsa que antes arrastraba. Acercándome a la hora en la que no tendré que estar despierto para soñar una vez más.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails