sábado, 20 de febrero de 2010

La marcha de un amigo


El cabello mojado sobre su cara le daba una oscuridad a su rostro que no debía tener, al menos aquel día que debía ser feliz para ella, la lluvia llenaba de grises la calle imponiendo su velo intermitente y el sonido de los charcos mientras se llenaban junto a las aceras, pocas eran las luces que alumbraban con un tenue amarillo a la recién llegada noche. Su mano agarraba fuerte el medallón que brillaba desde su pecho, un regalo de alguien a quien no vería ya más, pero aún así el día era grande y sumamente importante para el resto de su vida.

Cuando se marchó hace unas horas su amigo dejó atrás muchas cosas pero de valor real ninguna, solo objetos y algunos hasta viejos. Pero ella no se quedaría atrás, seguiría siempre en su presente aunque fuera si el tacto de la piel, aunque sus palabras tuvieran matices metálicos.

Ella había tomado vino para festejar su marcha ya que la ilusión era la madre de su destino, y en su ebrio estado todas sus sensaciones se multiplicaban, la noche era de tormenta y cada pocos minutos algún rayo quebraba el cielo oscuro e iluminaba sus ojos, que querían reír pero no sabían como, y el aprendido llanto asomaba una lágrima confundida por sus mejillas empapadas de lluvia.

Con sus brazos hizo un arco en el aire frío y comenzó a bailar con el agua cubriendo sus tobillos, ¿Qué bailes de soledad aprenderé ahora?, ¿Por qué ya no veo el dibujo de tu sonrisa que me escucha?. El cielo se derrama en sus hombros desnudos esta noche.

Su cuerpo tiene heridas de marfil que no se notan en su piel, grácil con los gestos de una diosa abandonada busca un lugar donde dejar palabras que en el día de hoy se despertaron, pero no haya el corazón, hoy no, y mañana sí, porque la vida está hecha para de una manera natural aceptarlo todo, lo bueno y lo malo, todo es vida.

Profundo el manto del cielo negro hará que la mañana llegue tardía y la encontrará dormida en el lecho de la comprensión, donde todo es aceptado. Y será de nuevo ave plateada para llegar lejos a buscar los escondites preciosos donde se atesora la amistad.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails