lunes, 1 de febrero de 2010

A donde me lleva mi barco


Soy un barco sin ancla en un mar lleno de playas pero solo quiero llegar a una de ellas, y cuando lo haga encallaré la proa y quedaré para siempre donde llegué, a una costa de arena fina donde solo esté el dibujo de tus pisadas.

Con la madera del casco del barco construiré un hogar para ti y los tuyos donde nada falte y todo tengas, y rasgaré el velamen para cubrir las ventanas del sol abrasador pues nunca sentirás frío ni calor , con la brisa del mar hice amistad años atrás y será madrina en nuestros encuentros.

Desde lejos vengo para poder asombrarte y no me creo ni siquiera grande, tan solo un discreto trovador que entretiene a los taciturnos, a los incautos que la mar dejo ciegos por no saber mirar donde debían, a los borrachos de amor y brebajes de embrujo que perdieron su alma por alquilarla una sirena de escamas doradas que nunca volvió.

Yo he resistido a los envites del mar, a las palabras endulzadas de las brujas del oleaje que golpeaba el barco recio, y llego si tener un centímetro de mi cuerpo cansado a tan solo contemplarte, a tan solo empezar a notar tu piel de agua dulce en mis manos curtidas.

Como un pincel mojado que se pasa sobre un óleo azul, mi barco sobre la mar pasa por días sobre un mar rasgado que se deshace de mi rastro en segundos, y en la cubierta solo hayo canciones de amor venidero porque mis palabras dejaron atrás el recuerdo del pasado y solo buscan tu nombre para adorarte, para enterrar mis rodillas en la arena y abrazar tu cintura cuando el encuentro nos redima de estos días de espera inerte.

No me creo los días en los que no escucho tu nombre, porque son inútiles como el aire que respiro si al salir de mi boca no es para decirte cosas bellas, o para buscar tus escondites como si pícara te escondieras de mis antojos, o como si tus deseos no fueran mas allá de los míos.

Me veo entre el cielo y el mar avocado a los aciertos del destino dirigiéndome hacia ti, y solo lamento tu espera, pero sé que valdrá la pena encontrarte tan cerca de mí , tanto que tu olor se confunda con el mío y te pueda llevar en brazos a horizontes de jazmín que cercanos hagan de los dos la única forma del amor.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails