lunes, 25 de enero de 2010

En tus alas


En la parte mas difícil de mi vida he decidido poner el peso de mi sueños, de mi cuerpo, en tus alas elevándome mas allá de lo que nunca pude imaginar, con el vuelo delicado que el dibujo recortado de tus blancas plumas vence al cielo de los días para llegar a donde me lleves, donde te entregue todo lo que hay en mí envuelto en besos de miel y en miradas de ojos empapados de lágrimas de cuarzo para colocarte en el pedestal de mis palabras cada segundo.

En tus alas no siento el peso de las discordias, de las enajenadas formas que otros pusieron en el desamor, me siento leve pero grande, ligero pero tan corpóreo que podría amarte cien veces antes de pisar el suelo y en cada lazo de amor ser un dios del placer para tus formas de ave angélica, podría ser tu cuerpo por instantes o por una eternidad si tu deseo fuera infinito.

En tus alas de curva gris y blanco corazón, asciendo a las nubes de algodón de tu pecho erguido y me siento cupido solo al mirarte y el mismo diablo al desearte, nada me da el aire que no pueda respirar en tus besos, nada aún cercano al sol me da el calor que tú desprendes.

En tus alas de suaves texturas acaricio el abanico de los lugares de tu cuerpo, de tu forma de moverte cabalgando en un Pegaso de lomo firme y buscando en cada trozo de tu piel el beso que aun no te dí.

En tus alas llevas los aromas de las mañanas de primavera, y cuando me acerco a susurrarte palabras de amor despierto en un estallido las esencias de tu forma sexual, de hacerte la diosa que descubro cada día que te busco.

En tus alas me dejo llevar, me dejo ser ángel, para ti, en tus alas estoy bien porque no necesito a nadie más y de ti solo pido seguir volando juntos en un cielo hecho por los dos.

1 comentarios:

EL ALMA DE LA LuNa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails