lunes, 18 de enero de 2010

En la orilla, día veintiuno


De niño siempre andaba corriendo de un lado para otro en busca de juegos improvisados, de competir de algún modo con mis delgadas piernas para demostrar que podía hacer las cosas mejor que nadie, o al menos mejor que los que tenía a mi lado.

Y en algún momento recorrí un camino que no debí, donde un hombre de chaqueta roja medio raída y abotonada hasta el cuello me mostró la forma de usar el verbo de la manera mas adecuada para llamar mi atención, y me quiso confundir con afán y entusiasmo a tener que elegir una ilusión.

Hay momentos en la vida que no recordamos con exactitud pero existieron de una manera absolutamente abrumadora, y uno es cuando eres tan niño que solo vives de los sueños, y te sientes tan grande como para elegir tus ilusiones. ¿Qué es aquello que perseguiré en la vida y que me hará netamente feliz? , ¿Dónde estarán las marcas a las que llegar sin las cuales no seré parte del triunfo?.

Cuando aquel hombre desconocido me ofreció sus ilusiones no acepté ninguna de ellas porque eran banales y me sentía avergonzado, y decidí inventar las mías con las posibilidades que tiene un niño que no sabe nada y que nada le importa sino saber hacia que dirección será la carrera.

Tengo el brazo que sujeta mi alma enfermo porque no le dijeron donde llevarla, y ahora la soporto sometida a aquello que me ilusiona, a lo que no puedo tener, por falta de no haberlo deseado antes.

Mi vida deja a su paso huecos vacíos que otros sabrán rellenar con sus propias ilusiones, de la forma inteligente de vivir con el sentimiento justo para que la cordura dirija tus pasos sin que nada la perturbe.

Pero yo me creo cada día con las ilusiones imposibles de un niño que nunca tuvo claro donde quería estar, y no puedo cambiar , aunque otros quieran, porque solamente puedo ser lo que soy cada día,con la maravillosa forma de seguir amando un mundo que nunca fue el que tu quisiste.

Nunca dejes de comprarle al vendedor de ilusiones algo de lo que te muestre, pues aunque te parezca absurdo, tu vida será como tus ilusiones te permitan vivir.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails