jueves, 21 de enero de 2010

El ojo biónico del aeropuerto


La seguridad en los aeropuertos es inevitable y necesaria ante las numerosas formas y maneras de atentar, y porque este tipo de atentado da mucha mas publicidad que cualquier otro. Los escáneres corporales es el ultimo paso seguramente también necesario en los aeropuertos pero que deja al descubierto la polémica de ser vistos desnudos por desconocidos, algo que a unos les parece inmoral y a otros simplemente un exceso hacia la intromisión en nuestra intimidad.

Se está planteando que la imagen que aparezca en pantalla sea una evolución de lo que el escáner previamente haya detectado y no nos de tanto detalle, sino una especie de “Dummy” destacando las partes con objetos sospechosos. También se ha planteado que quien mire la pantalla sea del mismo sexo que quien cruza por el arco, lo cual si que nos daría como mínimo más retrasos en la entrada a la zona de pasajeros.

Los voyeaur seguramente tocarían el cielo de sus fantasías con semejante maquina y la posibilidad de ser ellos los que miran por el ojo de esta cerradura, pero no creo que sea la lascivia de pocos o muchos el eje de esta polémica.

El personal que mirase estos escáneres podría previamente pasar unos test y pruebas para demostrar su salud mental y sexual, aunque esta es perturbable, también pienso que alguien que se dedique a esto terminaría hartándose de mirar donde no debe, porque por mucho que nos guste este trabajo será como muchos monótono en un momento dado. Imaginaros pasar por el escáner con vuestra pareja y al ser escaneada que el visualizador esbozara una sonrisa, seguramente sospecharía y como mínimo tendría que hablar con mi psicólogo el hecho de que no le partiera la cara.

Personalmente me daría igual pasar “en pelotas” por el arco que fuese e incluso ir con ese semblante a esperar el embarque, por lo que desde una egoísta postura de mi falta de pudor apruebo esta medida y mas aún si evita que el avión explote. Pero entiendo a los otros que opinan que no les gusta, y por ellos y para ellos se están elaborando soluciones que nos dejarán contentos a todos.

Por cierto que 72.000 euros es un precio que aunque inicialmente parece elevado, se rentabilizará de sobra y dará desde luego más seguridad a los vuelos.

Francamente solo veo el avión como un medio para vuelos largos, las cortas distancias las prefiero en coche o en tren, menos pérdida de tiempo y posiblemente mas paisaje que ver.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails