jueves, 21 de enero de 2010

El Encuentro


Cuando el mar se derrama como fuegos de artificio de espuma clara sobre la arena de la playa creando figuras y contornos que apenas se quedan en el tiempo, apareces tú descubierta por el aire, envuelta en aromas dulces y frescos. Y como si el tiempo estuviera sujeto a tus tobillos mientras caminas evaporada del negro de tus cabellos hacia los brazos del destino que más deseo, el de querer encontrar tus manos en los botones de mi camisa y dejar mi mirada esclava descansar en la orilla de tus ojos.

Nada se hizo en mis gestos que no fueran para adorar tu figura, no hay palabras que pueda repetir si una vez te las entregue a ti y no son mis labios sino la extensión de cada frase pensada hacia el latido de tu pecho.

Te veo como la luz entre dos sombras que bailan a tu alrededor y te hacen mas grande, donde tintinean las yemas de tus dedos como estrellas que van y vienen y me señalan abriendo en mi pecho las emociones mas intensas, como si de un cofre de monedas de plata se tratase.

Solo el saber que te veré me hace soñar con echarte de menos, y entre ambos momentos vivir los encuentros de los amantes tímidos, de los avergonzados, de los risueños, de los atrevidos, de los que se entienden con las miradas, de los que desaparecen unos segundos…

Solo habrá un abrazo más grande que todos los demás, y será cuando la distancia no nos deje atrás, y depositaremos en la espalda del otro la palma de nuestra mano abierta para hacernos uno.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails