lunes, 28 de diciembre de 2009

Susan Boyle, de Bestia a Bella


Se puede ser gris toda la vida hasta que uno tiene la oportunidad apropiada y el talento necesario como le ha pasado a la cantante Susan Boyle. El contraste la hizo famosa porque se la puso el letrero de fea, pero nos descubrió una voz aterciopelada y dulce, como esas de las películas de Disney, la sorpresa fue tan enorme y tal televisiva que el eco de la misma y la calidad de su voz ha hecho que venda 1,4 millones de copias de su disco "I Dreamed a Dream", y que las televisiones de todo el mundo la reclamen para dejarse aclamar mientras es convencido el auditorio de verla a ella, a la que siendo tan poco ha llegado aparentemente tan rápido a tenerlo todo, la historia que siempre nos ha gustado, no la de la cenicienta como dicen en otros medios, porque aquí no hay príncipe, si no mas bien la del patito feo.

Es escocesa y ronda los 48 años, y bueno no es muy agraciada físicamente pero desde luego dentro de la absoluta normalidad. Cuando el éxito le sobrevino debido a un programa de búsqueda de estrellas padeció agotamiento emocional, tuvo que ser atendida por psicólogos. Días después su vida era otra, cantaba para Obama y era requerida en todos sitios , en cualquier lugar que tuviera un escenario o que pudieran improvisarlo para ella.

La importancia de todo esto ha sido el salto, del que quiso verla como una atracción de feria a poder ser una cantante como la copa de un pino, con personalidad, con una voz llena de sensibilidad.

Estos ejemplos vitales son los que dan la esperanza a aquellos que no destacan en nada, a las sombras con las que uno se cruza a diario y que dentro guardan un tesoro, en este caso un tesoro para muchos, para grandes audiencias, en otros casos solo para unos pocos, pero siempre una estrella atesorada que nos hace ser únicos, especiales y quizás, solo quizás, mejores.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails