viernes, 4 de diciembre de 2009

En la orilla, sexto día


Cuando el barco ha zarpado no es bueno quedarse en la orilla esperando, pues quizás no volverá nunca a amarrar donde estás, es mejor dar la vuelta y elegir un camino hacia tu casa, sentarte volver aprender sobre la vida, y cuando un montón de soles hayan recorrido tu puerta, salir de nuevo a pasear y ver el mundo.

Hoy es el día que empecé a recuperarme, a reconstruirme, a elegir lo que quiero dentro de mí de ahora en adelante, ya no hay nada de lo anterior, aunque puedo volver a elegirlo, el reloj de arena podrá enterrar lo que aún no abandoné.

Siento brotes de felicidad, son pequeños haces de luz que desde mi antigua oscuridad ahora me calientan, me dan vida. He roto las cadenas que desde lejos, muy lejos, no me dejaban moverme, ahora solo noto una brisa juguetona que recorre mi desnudez de recién nacido.

De nuevo, me vuelvo a llenar...y lo mejor de todo es que lo más importante de mí, no ha cambiado.

1 comentarios:

Beats Headphones dijo...

Se ti sei innamorato di due persone contemporaneamente, EVE Isk
selezionare la seconda, perché se davvero l'amore la prima, non si innamorerà con la seconda.

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails