miércoles, 2 de diciembre de 2009

En la orilla, quinto día

Hoy estoy lleno de serenidad, comprendo casi todo y aquello que divide mis pensamientos ya no me importa, no busco un resultado. Hoy liberé un peso de mi alma, libere algo que no dije envuelto en la tela de la mentira, al hacerlo hoy mi vida no es mejor pero se que mañana lo será.

Me he vaciado bastante, hasta el punto que ya empiezo a vislumbrar aquellas cosas y sueños nuevos con los que me llenaré, hoy no es un mal día, es un día sin tí y eso es peor.

He soñado inundándome de ilusión tantas veces, he errado perdiendo el alma otras tantas, que ya no sé cual es mi lugar.

A ti, Verónica del torero agazapado que de nuevo sale valiente a medirse con la vida brava y desigual, te dejé mi principio para amarte pero el viento helado de la verdad lo ha congelado.

Hoy estoy sereno y el dolor esta amortizado, la venganza no existe y el olvido está aprendido.

Hoy estoy sereno porque ya sé cual es mi camino.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails