sábado, 28 de noviembre de 2009

En la orilla, segundo día


Cuando uno quiere rehacerse ha de hacerlo con extremo cuidado para no destruirse, ha de hacerse despacio y de una manera sumamente organizada, ha de planificarse cada elemento de uno mismo, cada sentimiento. Hay que quedarse en la orilla y contemplar el mar, verlo todo desde dentro, entrañando cada sensación y cada aroma.

Sonrío hacia la nada, porque no creo en nada y en ella iré dejando todo.

Hoy te vi junto a mi sombra en la orilla, peinabas tus aromas haciendo círculos en la arena, pero en tu rostro redondo no había nada, estaba limpio, sin gestos, sin mirada.... ¿como preguntarte sobre mi vida si no te veo?, ¿cuales son tus recuerdos de mi si ya no estas?, si soy un simple creador de marionetas amadas a las que se le van rompiendo los hilos.

Hoy me vacié un poco mas, pero ayer rebosaba, hoy reboso, sigo lleno de la empírica metamorfosis de mi vida.

Hoy en mi almohada solo había un aroma y no era el tuyo
.

1 comentarios:

cheap beats by dre dijo...

Not only to write your article is very good, but very useful for me. From this article, I got a number of important and useful information.I hope to get more useful information from your article in the future.

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails