lunes, 30 de noviembre de 2009

En la orilla, cuarto día

El día de hoy ha sido finalmente de luz, de gloria, de vida, aunque empezó siendo un día de miedo y de dolor, a veces hay que andar un camino dejando tus pies en carne viva para finalmente llegar al sitio deseado y tratar de ser feliz.

Hoy, no quiero más lamentos de mi mismo, hoy quiero besar a mis musas y sentirme más que nunca el dios de mi existencia.

Hoy vi tus ojos tres veces, tu mirada aprendida de dolor fue la primera, estaban llorosos y en tu gesto la mueca retorcida de la decepción, la segunda vez fue cuando quise mirar a otro lado pero tu me llamaste y volví a ver esos ojos, esta vez interrogando y buscando, por último la tercera tu mirada era amable, calmada y me serenó.

¿Fueron reales las tres miradas? o solamente una, y cual de ellas.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails